Este perro hambriento es ignorado en las calles todos los días, hasta que una extraña se lo llevó a casa

La historia de un perrito hambriendo y solitario que creció en las calles de Perú, pero tuvo un final feliz.

- Anuncio Publicitario -

Todos los habitantes del pueblo de Iquitos, en Perú, ignoraban a este pobre perrito callejero. La gente literalmente le daba la espalda, dejándolo solo y hambriento todo el tiempo.

Este_perro_hambriento_es_ignorado-01

Pero un día, dos mujeres increíbles decidieron llevar al perro a un lugar seguro. Lo llamaron Ojitos y se dedicaron a cuidarlo para que recuperara su salud.

Este_perro_hambriento_es_ignorado-02

Ojitos no creía merecer todo el amor y el cuidado, porque era nuevo y muy repentino. Pero rápiramente se dio cuenta de lo genial que es tener comida en la panza y una cama cálida.

Este_perro_hambriento_es_ignorado-03

Ojitos empezó a confiar en sus ángeles de la guarda, Joyci y Bianca. Finalmente se dio cuenta de que no todos los humanos son malos.

Este_perro_hambriento_es_ignorado-04

- Anuncio Publicitario -

Ojitos comenzó una recuperación lenta pero segura: su pelaje creció de nuevo, sus ojos emanaban vida y abrió su corazón.

Este_perro_hambriento_es_ignorado-05

Finalmente, Ojitos saltó a la luz nuevamente, pero esta vez, era un perro amado.

Este_perro_hambriento_es_ignorado-06

Existen muchos perritos callejeros de Iquitos disopnibles para ser adoptados en los Estados Unidos.

Ursula ayudó a financiar el cuidado médico del perrito, recaudando dinero de manera privada para esterilizar y castrarlo, además de desarrollar una campaña pública para administrar medicamentos contra la sarna y antibióticos a los perros callejeros del Perú.

Si alguna persona en los EE.UU. está considerando adoptar, me encantaría ‘entregarle a mano’ un perrito a su familia”, declaró Ursula. “Es mi vida y mi pasión; haré lo que sea para ayudar a estas pobres almas”.

Por favor COMPARTE el increíble viaje de Ojitos con tus amigos en Facebook y ayudarás a esparcir el poder del rescate animal.

- Anuncio publicitario -

COMPARTIR

Deja una Respuesta